Siguiente nivel (Praga e Interrail)

16 de septiembre, 2018 - Cronología - Comentarios -

Cámara compacta bridge (Konica Minolta)

 

     En esta entrada nos situamos en el 2005 y otra vez llevándome cámara prestada. En este caso y ya en plena vorágine digital, (yo tuve una compacta digital pero eso es otra historia, una de engaños, aduanas e ignorancia supina*) me dejó de nuevo mi aita, esta vez una cámara compacta de tipo bridge, una Konica Minolta.

    En semana santa, después de mucho quebradero de cabeza por la anulación del viaje que teníamos originalmente pensado, acabamos en Praga, lo que acabó siendo mejor destino que el original.

    De este viaje tengo grandísimos recuerdos y es raro el día que no me acuerde de él pero como aquí venimos a hablar de las fotos os diré que de aquí me fuí con la sensación de que me gustaba mucho la fotografía. No sabía que hacer exactamente pero continuamente veía lugares que quería retratar y llevarme de recuerdo. Buscaba encuadres naturales, proporciones, elementos que añadiesen peso a la foto, etc. Evidentemente todo esto lo buscaba de un modo instintivo porque no tenía ni idea de lo que hacía o por que lo hacía.

    En este y posteriores viajes adquirí una especie de obsesión por sacar las escenas olvidando un poco a la gente, no me gustaba ver a alguien al lado de un sitio que quería sacar y era común decir, "vale, déjame sacar esta foto sin ti y luego te pones". Ya profundizaré en esto cuando lleguemos a la catarsis y de lo muy equivocado que estaba.

    Para tampoco dar mucha chapa con este tema os pongo ahora unas fotos del viaje a Praga. No tienen nada de procesado porque no sabía ni lo que era la edición más allá de girar la foto o recortarla.

Praga  

reloj de praga

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

catedral de praga

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

 

Rio moldava

 

Interrail

Estas pertenecen a un viaje en Interrail que necesitaría de un post solo para él para poder contar todas las historias de hambre, cansancio, inundaciones, multas, descanso, amistad...

    En general, en lo que a fotografía se refiere es básicamente la misma historia que en Praga, ignorancia con toques de lucidez. Más adelante puede que amplie un poco la información de este viaje que visto en perspectiva fue muy interesante. Una época en la que no miraba mucho atrás e iba moviendome con la corriente. Creo que esto alcanza su punto clave cuando llegamos a París y miramo los carteles de salida de los trenes y decidimos ir hacia Berlín como podíamos haber escogido Gran Bretaña.

Ninguna foto está editada, no las he ni enderezado.

 

* Venga vale, la historia de la cámara. 

Nos fuimos a esquiar a Andorra, sin saber esquiar claro. Habíamos oido hablar cientos de veces sobre las bondades de comprar en Andorra, todo más barato, cosas que aquí no había, etc.

    Lo cierto es que era verdad, vimos tasers, sprays de pimienta y alguna cosa más que aquí no era habitual ver, al menos en Bilbao. Entre ese sin fin de cosas había muchas cámaras digitales. Esto ahora puede parecer una bobada pero por entonces era una cosa loca. Hablamos de la época de llegada del Nokia con cámara, entorno al 2001 o 2002 considerado el primer "camera phone". Eso para situar a los más jóvenes.

   Nos compramos a medias, mi novia y yo, una cámara preciosa, estupidamente grande, pero tenía botoncitos por todas partes y una pantalla para ver las fotos que sacabas con 1.3 mp, la que más tenía, ya entonces los vendedores te la colaban con los pixeles. La cámara era una mierda, gastaba 4 pilas cada 20 foto y nos costó un montón. Como en Andorra está el tema de los impuestos pensé que una cámara pasaría desapercibida en la aduana ya que podría ser nuestra de antes. Pero claro, si te paran y te abren el maletero lo lógico sería haber dejado la caja en casa y no llevarla en la maleta. La conversación quedó tal que:

- Buenas, ¿algo que declarar? 

-( mi primera aduanda de adulto, no sabía ni que decir) No

- Abra el maletero

- Vale

- ¿y eso?

- Ah bueno, dos cartones de tabaco y vino para mis suegros

- ¿y eso? 

- Ah si, una cámara que me he comprado

Se la llevó para buscar en algún catálogo, me preguntó cuanto costaba y después de dar mucha pena me dijo que debería costar más pero como no sabía el precio me la podía llevar, pero que mirase el estracto bancario que igual me habían engañado. No se ni porque dijo eso pero bueno me pude ir con mi primera cámara con la que hice unas 100 fotos y pagué la casa al dueño de duracell.

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 + 5 =
Ver anterior Ver siguiente
Últimas entradas
Categorías