Reportaje de post-boda

28 de octubre, 2018 - Cronología - Comentarios -

Algo huele a podrido en Dinamarca

    

Todos hemos tenido alguna vez esa sensación de que algo no iba bien con algún servicio que hemos contratado, producto comprado o decisión tomada. Esa sensación de me acabo de gastar pastaca en esto y creo que me está saliendo chusta la cosa. Como es normal esa sensación nos la auto gestionamos diciéndonos, no había otra cosa, seguro que no sale tan mal, estaré exagerando...

    Pues bien, en mi caso la primera punzada fue cuando quedé para el reportaje de video y foto de la post-boda. Aún no había visto los nefastos resultados de la fotografía de mi boda así que fui relajado. Resultó que el fotógrafo ese día no pudo ir y solo hicimos el video. Quedó fantástico, lo pasamos muy bien y fue todo como debería pero faltaban las fotos. Otra vez vístete, otra vez lava el vestido y el traje y busca un fin de semana en Bilbao que no llueva. Esto por si acaso lo lee alguien que quiere ser fotógrafo de boda es una cagada, es una falta de profesionalidad y respeto gigantes y es hacer a tus clientes perder dinero y tiempo. Ah y es hacerles no tener ni ganas de posar, ni de peinarse ni de nada el día de la sesión.

    En fin, con mi autosugestión sobre, "valdrá la pena", "así estamos más relajados para la fotos", seguro que quedan geniales", llegó el día de la sesión. Queríamos fotos por Bilbao pero el fotógrafo no tenía el día inspirado y no sabía que sugerir. Yo ni siquiera fui peinado y mi mujer se ahorró la peluquería también. Como este es mi blog y puedo decir lo que quiero y siento diré que fue todo una mierda. No sabíamos posar, evidentemente, no sabíamos donde ir, tenemos fotos al lado de buzones de correos, de basura, de pie como si nos hubiesen clavado y aunque suene mal decirlo las únicas 3 fotos buenas son gracias a que mi mujer es preciosa, alegre y divertida que si no de ahí salía un escarnio. 

   Aquí vais a ver algún ejemplo sin editar de fotografías de ese día. Y aunque parezca mentira no he cogido las peores a adrede para exagerar, estas son entre las normales, algunas nos las marcaron como buenas para el álbum. 

La intención de esto no es criticar al fotógrafo (del cual no diré el nombre) la intención de esto es que se entienda por qué decidí dedicarme a esto. Las fotos que vais a ver a continuación yo no las había visto en este momento, solo era una percepción de que la sesión no me había gustado pero con la esperanza de que los profesionales enderezasen el rumbo y consiguiesen un buen resultado.

 

Esta foto fue al principio y ya me daba mala espina la pose

Seguido se sugirió posar con un malavarista callejero, muy lógico claro gente con trajes caros al lado de alguien pidiendo para poder comer.

Toda una mañana eligiendo sitios extraños que no podían traer nada bueno.

Aurora
28 de octubre, 2018
Teniendo al lado a Vanessa todo sale bien...pero vaya cadena de infortunios. A ese fotógrafo no le apasiona lo que hace, otra razón no encuentro. Rememorar vuestra boda, haz TÚ las fotos o la peque, la vida vista desde sus ojos, nos da una perspectiva más real y bonita. Me gustan mucho tus fotos!!! Sigue así ;)
[Administrador]
29 de octubre, 2018
Muchas gracias por tus palabras y por dedicar unos minutos a leer el blog. Me apunto muy en serio lo de que nos haga la niña las fotos. En breve subiré una entrada con fotos de ella, sacadas por ella. Espero que sean de tu gusto. Un saludo
Vanessa
29 de octubre, 2018
Sigue con el blog, me gusta!
Y me encanta la idea de que la niña nos haga las fotos. Con lo que a ella le gusta estar detrás de la cámara!
Por cierto, gracias por esas palabras bonitas de mi
Aurora
29 de octubre, 2018
Las espero impaciente!! Y si un día pasáis por Cantabria ya sabéis!!!!
[Administrador]
29 de octubre, 2018
Se tendrá en cuenta si.

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + 4 =
Ver anterior Ver siguiente
Últimas entradas
Categorías