Los cristales, descubriendo la verdad

07 de octubre, 2018 - Cronología - Comentarios -

   

    Ya sabéis el tema de mi nueva cámara, cuanto más trasteaba y más cosas hacía más me daba cuenta de que algo no iba bien, no conseguía fotografías potentes, los retratos no acababan de funcionarme y a la hora del retoque la base de la foto se me quedaba pobre en comparación de lo que veía en revistas, libros etc. No podía ser que por muy semi profesional que fuese mi cámara hubiese tanta diferencia con lo que veía en otros fotógrafos.

    En unas fantásticas vacaciones un buen amigo que había empezado a estudiar cine me comentó que él tenía una cámara como la mía pero con video, EOS 550D, y que tenía un 50mm 1.8 que iba de cine.

    Buf, ¿una focal fija para la cámara?, ¿y el zoom, toda la vida haciendo zoom para encuadrar sin moverte del sofá y ahora hay que andar moviéndose para encuadrar?

En fin, me lo dejó durante esas vacaciones para sacar un par de fotos un día de los que estábamos allí (SPOILER: me lo compré en cuanto acabaron las vacaciones).

    Me voló la cabeza, el bokeh que tenía (eso lo sé ahora cuando aquello yo solo veía borroso), los colores, la cara de la gente. Con este objetivo empecé a ver que quizá fuese también muy interesante sacar fotos a la gente, aunque estés en la catedral de Milán, puede que un primer plano sea también un gran recuerdo de esas vacaciones, a lo mejor no es necesario ver lo de atrás para recordar el viaje. Qué cosas, estaba despertando del letargo.

    Este es el punto en el que alguien dice "bah un buen fotógrafo no lo hace el equipo, con mal equipo también se sacan buenas fotos". Muy bien, palmadita en la espalda y ale, a lo nuestro.

    Mis mejores fotos con esa cámara fueron gracias al 50mm 1.8 de CANON. Tanto es así que se me cayó, se me rompió y seguido pedí otro en AMAZON. No podía estar sin él.

Aquí vemos unos resultados, no son buenas fotos, son solo los primeros resultados donde se aprecia la caliad del objetivo, sobretodo en la profundidad de campo tan corta y bonita que tiene.

Esta si es una foto bonita

 

Y esta...en fin, algún día tendré que salir yo claro. Para dos fotos en las que salgo.

 

Nos vemos en la próxima entrada donde empieza el caos.

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 + 5 =
Ver anterior Ver siguiente
Últimas entradas
Categorías